TDT, el marketing de lo absurdo

Si no has estado viviendo en una cueva durante el último año, sabrás que el 3 de abril de 2010 se terminarán las emisiones de televisión analógicas. Su reemplazo es la cacareada TDT, que nos promete el oro y el moro.

Según el último reportaje de Informe Semanal (emitido en TVE), la TDT tiene una calidad de imagen “infinita” (esto es textual). Quiero suponer que se trata de un recurso estilístico malamente empleado, porque evidentemente eso no existe. No sólo eso, sino que además la calidad de la TDT no tiene nada de prodigiosa. Al contrario que la gente de Informe Semanal, yo voy a dar razones contrastables y no me limitaré simplemente a decir eslóganes bonitos.

El sistema de la TDT está obsoleto

España ha elegido emitir la TDT usando el estándar DVB-T, que NO es capaz de emitir señales en alta definición (HD de ahora en adelante). Este sistema (DVB-T) establece una serie de “tuberías” por las que se emiten los canales. En España se ha decidido que por cada una de estas tuberías se emitirán 4 canales. La elección de 4 canales no es aleatoria, sino que coincide con el “tamaño” que tenían los canales en el antiguo sistema PAL. Esto no significa que la calidad sea la misma que hasta ahora, pero sí que no será mucho mayor.

Nos va a costar un huevo de Dodo

DVB-T tiene un sucesor, DVB-T2 que soluciona en parte estos problemas, permitiendo una emisión TDT en HD. España tiene planes de emitir en DVB-T2 en 2012. ¿Dónde está el problema? En que los receptores que estamos comprando ahora son DVB-T y NO son compatibles con DVB-T2. En otras palabras, si efectivamente España emite en DVB-T2 en 2012, tendremos que tirar nuestros decodificadores y comprarnos otros.

No soluciona ningún problema

La gente no tenía quejas con la calidad de la televisión analógica. Desde luego no se van a quejar si mejora, claro, pero no era su principal preocupación. El principal problema era (y sigue siendo con la TDT) que independientemente del número de canales, la cantidad de mierda emitida por canal es gigantesca. La gente quiere calidad en los programas y ver el programa que quiere cuando quiere. TDT no soluciona ninguna de estas cosas.

¿Dónde está la interactividad?

Otra de las frases de marketing es que la TDT traerá el “poder” a los usuarios y que los dotará de una gran “interactividad”. A mi han debido venderme una TDT distinta a esa que anuncian. La TDT NO aporta interactividad de ningún tipo. Esto es fácilmente demostrable siguiendo el siguiente cuestionario:

¿Podrán los usuarios intercambiar opiniones sobre el programa que están viendo? NO

¿Podrán los usuarios votar sus programas favoritos? NO

¿Podrán los usuarios recomendar programas a otros usuarios? NO, a no ser que lo hagan como toda la vida, hablando con ellos y diciéndoles que el programa de ayer que ya no podrán volver a ver fue bueno.

¿Pueden los usuarios elegir lo que van a ver? NO.

¿Dónde leñe está la interactividad entonces? ¿Qué entiende esta gente por interactividad?

¿Estoy enfadado con la TDT?

No, ni lo más mínimo. Simplemente me parece una tecnología que nace muerta. No recuerdo la última vez que YO encendí la tele para ver un programa. Mis padres lo hacen. Yo ni siquiera tengo televisión en mi casa, ni la quiero.

Con el sistema PAL o el nuevo de la TDT, estoy supeditado a ver únicamente lo que ellos ofrecen en un determinado momento. No puedo pararlo si me llaman, no puedo seguir viéndolo mañana si tengo sueño, no puedo verlo en mi iPod de la voy a clase, etc…

El paso lógico sería hacer un apagón analógico para traer la televisión por Internet a los hogares, no una televisión analógica codificada con unos y ceros que no le importa a nadie. Las generaciones anteriores a la mía usarán TDT como usaban la analógica. Las posteriores se descargaran las series de internet en el idioma que quieran, con los subtítulos que prefieran y la verán cuando y donde ellos decidan.

La TDT puede estar implantándose ahora, pero murió en el mismo momento en que decidió ignorar las demandas de la generación a la que debe servir.

About the Author

Me llamo Pablo Carballude González, soy graduado en computación con master en HCI y Seguridad Informática. Actualmente trabajo para Amazon en Seattle como Software Developer Engineer. Soy de esas personas que no saben si los textos autobiográficos deben ser en primera o tercera persona. Lo intenté en segunda, pero no le entendí nada :P